Bactroban 20 mg/g pomada

  1. Rafa dice:
    16 de septiembre de 2010, 0:16:35

    Para esos usos deberían mandar los médicos cosas más fisiológicas, por no decir "naturales": la lisozima, por ejemplo.
    La lisozima está, y siento mucho dar nombres comerciales, en la famosa Lizipaína (aunque con un par de miligramos (por pastilla) de bacitracina, un antibiótico que no se receta por vía oral porque provoca problemas a todos los niveles, y la papaína, un antiinflamatorio vegetal), en Lisozima Chiesi (que no pasa la SS, “quizá de ahí vengan las siglas nazis”, como dice el chiste: lo que sirve y tiene pocos efectos secundarios se deja de cubrir para seguir cubriendo lo que tiene añadidos innecesarios y con efectos secundarios nocivos), en la clara (cruda) de huevo (200 veces la concentración, en lisozima, de las lágrimas), los mocos, la saliva, las lágrimas (el fluido donde más concentrada está la lisozima de todo el cuerpo humano), los neutrófilos (defensas que, de hecho, la liberan a la sangre, linfa o líquido intercelular donde estén)...
    La lisozima es un antiviral y antibacteriano, en ambos usos, de amplio espectro: gripes, herpesvirus, bacterias Gram+ y (algo menos) Gram-, etcétera. De hecho, es la causa de que por medio de la saliva sea casi imposible contagiarse del SIDA, ya que deja al virus desnudo, sin receptores, y al no poder entrar en las células es incapaz de infectarlas y, por tanto, de producir la enfermedad.
    Y otra ventaja es que la lisozima no genera alergias ni autoinmunidad contra ella: un cuerpo que rechaza la lisozima, simplemente, no vive ni dos días con una salud digna de llamarse así.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias según tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más detalles